Historia

Calzada De Hispania in Aquitania Ab Asturica Burdigaliam, Iter XXXIV, que unía Astorga (Asturica) con Burdeos (Burdigalia). En lo alto del monte, in excelsis, in excelsitate, un ara votiva romana (ara coeli) para los viajeros de la calzada, allá donde los autóctonos rezan y piden a su Dios perdón, protección y bonanza. Debajo del monte, entre la roca y el río, la Ara coeli descrita por Antonio Pío en el s. III.

Dos mansiones al oeste, Iruña-Veleia, sumida en la confusión interpretativa sobre indicios acerca de la evangelización y el euskera antiguo. Bajo la casa de la ermitaña, potentes cimentaciones, y dentro de la iglesia, plinto, columnas y basas de columnas, monedas, cerámica…

El trabajo de excavación nos ha permitido saber que existen veinte niveles arqueológicos diversos dentro del templo, que incluyen la época visigótica. Lugar de temprana evangelización, Zamarce será la parroquia de los habitantes de Arakil hasta 1359, aunque la vinculación perdura hasta hoy en el corazón de los huartearras. Se conoce la existencia de Zamarce por documentación del siglo X, donde aparece vinculada al Obispo de Pamplona.

Destruido el monasterio de Sant Marce (San Marcos) con el cambio de milenio, aparece reconstruido en el 1031. La actual iglesia data de 1140, relacionada con el grupo de canteros que venía de construir la catedral románica de Pamplona, grupo que a su vez rematará las obras de San Miguel con el templete interior.

El día de San Miguel de 1206, Zamarce pasa del Obispo al Chantre de la catedral de Pamplona, con el fin de aportar rentas a la chantría de su catedral, y servir de lugar de reposo para los canónigos, función que cumple Zamarce hasta 1915, año en el que fallece don Mariano Arigita. A finales del segundo milenio el Obispo don Fernando Sebastián escoge el lugar como centro de espiritualidad para la diócesis, y de manera conjunta con Príncipe de Viana, restauran casa y templo con ese fin. Su actual historia comienza en agosto de 2005.